martes, 26 de abril de 2016

Vampiros




Un vampiro es una criatura ficticia, concretamente un muerto viviente dotado de una enorme fuerza y poder, el cual mantiene su inmortalidad bebiendo la sangre de seres vivos. Según algunos relatos, mitos o películas pueden poseer poderes telepáticos o telequinesis para engatusar a sus víctimas, e incluso infundirles pavor.

En algunas culturas orientales y americanas aborígenes, el vampiro es una deidad demoníaca o un dios menor que forma parte del panteón siniestro en sus mitologías.



Su aspecto físico difiere en algunos lugares, por ejemplo: Entre los eslavos, griegos y pueblos de Europa del este, un cadáver desenterrado era considerado vampiro si su cuerpo parecía hinchado y le salía sangre de la boca o la nariz. También si notaban que sus uñas, pelo y dientes eran más largos que cuando había sido enterrado e incluso poseía un aspecto más saludable de lo esperado.


Sin embargo, en Bulgaria y Polonia se les atribuye tener un solo orificio nasal, así como un aguijón en la punta de la lengua.

Según la creencia en el folclore rumano, tienen la posibilidad de transformarse en animales como gatos o perros, ovejas y caballos. La forma más mencionada en la ficción popular es la del murciélago y en niebla.




Vampiros de la historia


Lejos de las ficciones modernas, de los vampiros fluorescentes, bonitos y delicados, la figura mítica del siniestro y desagradable ser grotesco del “vampiro, se forjó en diversas culturas del mundo a lo largo de la historia. Cuando pensamos en estos peculiares seres, la idea del “chupasangre inmortal” se nos viene a la mente de inmediato.
No obstante, determinados personajes, presentes no sólo en el folclore sino también en los registros históricos de la antigüedad, han alimentado el mito del vampirismo de forma excepcional. Para entender un poco más acerca de este mito, hoy voy a enseñarte algunos de ellos:


Jure Grando "el primer Vampiro"



Ocupa un lugar fundamental en lo que podría llamarse el "vampirismo", ya que es la primera persona que figura en un registro histórico bajo la denominación de vampiro. Jure Grando fue un campesino de la península de Istria, regió de Croacia en la actualidad. Falleció en 1656 pero no realmente hasta 1672 o no sin antes haber aterrorizado a los pobladores de la zona. Según se dice en los documentos, los pobladores eran acosados durante la noche, cuando este hombre golpeaba sus puertas, aún después de muerto. Al día siguiente, un miembro de la familia a la que había aporreado la puerta, fallecía.


Los pueblerinos, hartos de la situación, decidieron enfrentar a este hombre en compañía del sacerdote del lugar. De acuerdo a lo que se menciona en los documentos, luego de profanar la tumba de Grando y en el nombre de Dios expulsar al vampiro, numerosas lágrimas brotaron de los ojos del cadáver, el cual se quitó del sepulcro y fue decapitado. Hoy, este lugar tiene un gran valor antropológico, histórico-cultural y turístico.


Aunque esto figure en documentos históricos, probablemente la historia de Jure Grando se exagerase por los pueblerinos o incluso los sucesos extraños lo relacionaran con la muerte del campesino. La verdad que yo soy bastante escéptica con estos temas y es sólo mi opinión ¿Que crees tu?


Elizabeth Bathory "la condesa sangrienta"



Una historia repleta de terribles asesinos, sádicos y personalidades plagadas de psicopatologías que actualmente les convertiría en crueles criminales. Si bien en la antigüedad era más fácil asociarlos con el término "vampiro". La condesa fue un buen ejemplo de maldad e inhumanidad. Una asesina en serie que desde lo más alto de la aristocracia húngara, disfrutaba con la tortura, asesinato y abuso de sus campesinos, digamos que aprovechaba su estatus para maltratar a los más pobres.


La condesa sangrienta”, como se la llamó después de haber sido enjuiciada por sus atrocidades, es la mujer con más homicidios de la historia de la humanidad de la cual se tienen registros. Elizabeth Bathory, obsesionada con la belleza y la idea de la vida eterna, asesinó al menos 80 personas y aunque no se ha podido corroborar, se estima que en realidad fueron más de 650. De acuerdo a los relatos folclóricos locales, esta delirante mujer se bañaba con la sangre de doncellas vírgenes de la región para mantenerse jóven y hermosa, aunque cabe destacar que muchos son los historiadores que discrepan con este postulado. Probablemente la condesa recibió ayuda de algunos de sus criados así que muchos de los sospechosos fueron castigados por la ley.


Después de su juicio, Elizabeth fue sentenciada a vivir emparedada en uno de los muros de su castillo con el espacio suficiente para recibir aire y alimentos.Tras años de agonía, la condesa falleció. Sin duda esta historia inspiró en gran medida los mitos del vampirismo.


Ciertamente vi un documental de esta condesa, hace un tiempo y me impactó muchísimo que una persona pudiese llegar a tal extremo enfermizo ¿ Qué opinas tú?


Vlad Tepes, “el empalador”




Quien no podía faltar, Vlad Tepes, “el empalador”, que es considerado una parte más que esencial en la formulación del mito del vampirismo y es la característica figura del “chupasangre”, especialmente tras la ficcionalización que Bram Stoker hizo de él en el año 1897 con su novela Drácula. Por otro lado, si bien ello lo colocó en ese extraño lugar mítico entre la ficción y la realidad, es necesario mencionar que la propia novela de Stoker también despertó un profundo interés científico en la figura histórica del hombre real, Vlad Drácula.

Vlad Tepes más conocido como “Vlad el empalador”, fue un príncipe de la región de Valaquia (Rumania), entre los años 1456 y 1462. Éste hombre de guerra fue un estratega como ninguno, además de un desequilibrado y despiadado asesino. Si bien se convirtió al catolicismo, Vlad fue un ferviente ortodoxo perteneciente a la llamada Orden del Dragón que defendió su tierra de la inmensa y sangrienta expansión otomana que luchó por liberar Rumania del poderío alemán, húngaro y turco.

Pero su historia fue realmente dura, Vlad se convirtió en una figura muy llamativa debido a su inmensa crueldad, sobre todo al momento de sancionar a todo aquel que osara oponerse a sus mandatos o, peor aún, le traicionara. El castigo que le dio su nombre consistía en colocar un palo en el recto de sus enemigos, que luego, agonizaba a una altura de unos 3,5 metros durante días. Esto resultó en una de las primeras formas de guerra psicológica que se conocen, ya que cuando las líneas enemigas llegaban a los sombríos bosques y montañas de Valaquia, se encontraban con centenares de hombres desnudos y ensangrentados agonizando de esta manera.

Claro que eso no fue todo. Durante su apogeo, Tepes se encargó de empalar, incinerar, diseccionar, desmembrar y desangrar a un sin número de enemigos que desperdigó por la región. Estos siempre eran utilizados para provocar el miedo de los invasores, que frente a semejantes paisajes, dejaban las montañas tan pronto como podían. Con semejante panorama, la figura de Vlad Tepes no tardó en ocupar un lugar supremo dentro del mito de los vampiros, mencionado en numerosos relatos germánicos como un ser abominable que, entre otras cosas, chupaba la sangre de sus enemigos.

Libros relacionados:


Saga crepúsculo de Stephenie Meyer





Drácula de Bram Stroker






La saga de la sangre de Tanya Huff




El pequeño vampiro de Angela Sommer-Bodemburg



Carmilla de Joseph Sheridan Le Fanu, la primera historia de vampiros. 

Abraham Lincoln: Cazador de vampiros de Seth Grahame-Smith. 




Entrevista con el vampiro de Anne Rice. 


Y muchas más ... Si quieres puedes compartir alguna novela de vampiros que te haya gustado ¡Deja tu comentario!

Enlaces de referencia:



¡Gracias!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Pon un poquito de tu arte :)